Las luces antiniebla, ¿cuándo debemos encenderlas?

16.11.2016
Aplicación:  Automóvil
Tecnología:  Halógena de tungsteno, LED
Grupo objetivo:  Consumidores

La oscuridad, la lluvia y la niebla son, entre otros, fenómenos propios del otoño a los que tienen que enfrentarse los conductores. Algunos de ellos no saben cómo ingeniárselas ante estos cambios climáticos y, por el contario, están aquellos que les hacen frente sin preocupación.

Los primeros son excesivamente nerviosos o inquietos. Por ejemplo, si comienza a llover, este tipo de conductores reducirá su velocidad por debajo de la permitida incluso en las autopistas de tres carriles. En el caso de que haya niebla, no les basta con circular lentamente, sino que se detienen con brusquedad aún conduciendo por autopistas o en carriles de aceleración. Estas precauciones tan excesivas son peligrosas y hacer uso del transporte público, en lugar del coche, puede que sea una buena opción para este tipo de conductores.

En el lado opuesto nos encontramos con aquellos que no pisan el freno ante las adversidades meteorológicas y que, aunque no llegan a provocar un accidente, supone una infracción aunque sea de menor peligro.

También tenemos que tener en cuenta que no todos los vehículos disponen de faros de atenuación automática que pasan de largo a corto alcance por si solos.  Los deslumbramientos de los coches que circulan en sentido contrario con las luces largas son muy usuales y se acentúan aún más en otoño.  Además, el hecho de que las luces antiniebla traseras no se apaguen de manera automática también repercute en esta estación del año, pues da la sensación de que los conductores de delante pisan el freno de manera permanente.

Las luces antiniebla de la parte trasera de nuestros coches las usamos con muy poca frecuencia. Son obligatorias desde 1991 para las nuevas matriculaciones de automóviles, ya sea en la parte izquierda y derecha de la placa de la matrícula o solamente en el lado del conductor o en el medio. Su falta de uso tal vez explica por qué muchos conductores las encienden y luego se olvidan de apagarlas. La verdad es que hay problemas muchos más graves, pero quien ha ido detrás de un coche con las luces antiniebla encendidas sabe lo molestas que pueden llegar a ser.

Hay un pequeño botón en el cuadro de mandos que puedes utilizar para encender las luces antiniebla traseras. Solamente debes hacerlo si la niebla es muy espesa, ya que con las luces traseras normales se ve sorprendentemente bien cuando hay poca niebla. Normalmente ese botón se ilumina mientras que las luces traseras antiniebla están en funcionamiento.

Recuerda que para tener un viaje tranquilo debes apagar las luces antiniebla traseras una vez que la niebla haya desaparecido, mirar de vez en cuando el cuadro de mandos, estar pendientes de las luces intermitentes y no perder la atención en la carretera. De esta manera, conseguirás pasar el otoño de forma segura.

Canales de noticias
RSS de OSRAM

Especial automóvil

© 2017, OSRAM GmbH. Reservado todos los derechos.
LED Floater Headline